Si hay algo típico del otoño son los boniatos, alimento rico en antioxidantes (vitaminas A, C, E y carotenos) y con alto contenido en fibra. Están dulces y es un riquísimo postre.

NECESITAMOS:
3-4 boniatos
Papel de aluminio

ELABORACION:
Precalentamos el horno a 180º.

Lavamos bien los boniatos bajo el grifo y los frotamos con un cepillo para que no queden restos ni de tierra ni de suciedad.

Envolvemos cada boniato en papel de aluminio y los ponemos en la bandeja del horno. Los introducimos en el mismo, a media altura y bajamos la temperatura a 150º. Horneamos durante una hora.

Pinchamos un boniato con un pincho y si entra fácil ya están listos. Si no, hay que dejarlos un rato más.

Los dejamos enfriar un poco. A continuación les quitamos con cuidado de no quemarnos el papel de aluminio y los servimos. La piel de fuera se deshecha y se toman calentitos o templados.

Si nos sobran se pueden guardar en la nevera y volverlos a calentar cuando los vayamos a tomar.

 

¡QUE APROVECHE!