Esta receta siempre la hago de un día para otro. Yo creo que está más jugoso el bonito y toma más sabor. Lo acompañamos con unas patatas fritas, a lo pobre, o un poco de arroz blanco o al azafrán. Plato único, junto con una ensalada.

NECESITAMOS:
1 kg de bonito troceado y sin espinas (para 6 personas)
1 kg de tomate frito2 pimientos rojos o entreverados (verde y rojo)
Aceite de oliva virgen extra
Sal

 

ELABORACIÓN:
Cubrimos el fondo de una olla grande con abundante aceite y lo ponemos a calentar. Mientras tanto, troceamos los pimientos y los añadimos a la olla. Freímos los pimientos sin dorarlos mucho a fuego medio-alto. Los sacamos del aceite y reservamos.

En este mismo aceite caliente echamos el bonito previamente salado. Solo lo cocinamos un momento, vuelta y vuelta a cada uno de los trozos.

Cuando esté listo el bonito, con ayuda de un cucharón retiramos aceite de la olla y lo ponemos en un tarro. Debe quedar solo la base de la olla de aceite.

Incorporamos el pimiento y seguidamente el tomate frito. A partir de este momento ya no utilizaremos la cuchara para remover, solo movimientos de vaivén con las dos manos en las asas de la cacerola.

Cocinamos a fuego lento durante unos 10 minutos, moviéndolo de vez en cuando. Y listo…

 

¡Que aproveche!