Receta de las de siempre, pero con un poco de orégano y comino que le van muy bien y le dan un toque diferente. Acompañadas con unas patatas fritas o cocidas y una ensalada, lo tomamos como plato único.

NECESITAMOS:
1 Kg de carne magra de cerdo troceada (yo usé esta pero también se puede hacer con ternera)
2 cebollas2 pimientos rojos (yo puse uno verde y uno rojo que tenia)
3 dientes de ajo
Orégano
1 vaso de vino blanco
2 hojas de laurel
½ kilo o un poco más de tomate frito
Aceite de oliva virgen extra
Cominos
Sal

 

ELABORACIÓN:
En una olla ponemos 5 o 6 cucharadas soperas de aceite a calentar despacito, y mientras tanto picamos las cebollas, los pimientos y los ajos pequeñito y lo ponemos en la olla del aceite a rehogar.

Pasados unos 15 minutos, que veamos que la cebolla está blanda, añadimos la carne, una cucharadita rasa de orégano, un poco de sal y las dos hojas de laurel.

Cocinamos durante unos 15 minutos, o hasta que la carne esté un pelín dorada por todos los lados, removiendo de vez en cuando y añadimos el vaso de vino.

Rehogamos bien hasta que el alcohol se haya evaporado y entonces añadimos el tomate frito y una cucharada de cominos. Bajamos el fuego y lo dejamos lento, removiendo de vez en cuando.

Pasados unos 10 – 15 minutos probamos el punto de sal y vemos si la carne esta tierna. Si está todo bien retiramos hasta el momento de servir y si no lo dejaremos a fuego lento un rato más.

 

¡Que aproveche!