Esta es una receta de las más sanas que conozco, sin apenas grasas, muy ligera y fácil de preparar, que es lo que interesa. Y encima está buena, se puede pedir más?

NECESITAMOS:
1 kg. de calabaza (para 3 personas)
1 puerro mediano
1 patata mediana1 zanahoria
1 cebolla pequeña
Aceite de oliva virgen extra
Agua caliente
Nuez moscada
Pimienta negra recién molida
Sal

 

ELABORACIÓN:
Pelamos, cortamos y quitamos lo verde al puerro. Lavamos y troceamos lo blanco.
Pelamos y picamos la cebolla.

Pelamos, lavamos y troceamos la zanahoria.

Pelamos, lavamos y partimos la patata en cuadrados.

Pelamos la calabaza y reservamos un cuarto de ella para preparar unos taquitos salteados de acompañamiento. Troceamos el resto.

En una olla ponemos 4 cucharadas soperas de aceite a calentar a fuego medio y añadimos todas las verduras que habíamos preparado menos el cuarto de calabaza que utilizaremos más tarde. Echamos una cucharadita de sal y rehogamos 10 minutos removiendo de vez en cuando.

A continuación echamos el agua caliente necesaria hasta cubrir la verduras o un poco menos. Tapamos y dejamos cocer a fuego medio-alto hasta que la calabaza esté tierna. Removemos de vez en cuando.

Mientras tanto, troceamos en cuadraditos pequeños de 1 cm el cuarto de calabaza que teníamos reservada. En una sartén antiadherente ponemos una cucharada de aceite y los taquitos de calabaza a fuego medio. Removemos para que se dore por todos lados y le añadimos una pizca de sal, otra de pimienta y otra de nuez moscada. Reservamos.

Cuando la calabaza de la olla esté tierna (unos 15 minutos) echamos un poco de pimienta, un poco de nuez moscada y batimos con la batidora hasta que quede una crema fina. Probamos el punto de sal y lista.

Servimos en un plato acompañado con un poco de los taquitos de calabaza rehogados en el centro.

NOTA: Podemos añadirle 4 quesitos en porciones que pondremos y trituraremos cuando la calabaza esté lista. Quedará más cremosa y sabrosa, aunque menos light. A nosotros nos gusta más con los quesitos.

 

¡QUE APROVECHE!