Las croquetas las podemos hacer de casi todo, pero estas de bacalao están especialmente buenas. Las podemos tomar como segundo después de un buen primer plato.

NECESITAMOS:

250 gr de bacalao desmigado y desalado
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 cebolleta2 dientes de ajo
100 gr de harina
1 l. de leche (yo usé semidesnatada)
2 huevos
Pan rallado
Aceite para freír las croquetas
Sal
Perejil

 

ELABORACIÓN:

Picamos el bacalao y reservamos en un bol.

Picamos el perejil cortándolo con una tijera dentro de un vaso. Reservamos.

Picamos la cebolleta y el ajo muy finamente. Lo pochamos sin que llegue a dorarse. Agregamos el bacalao y rehogamos brevemente. Echamos la harina y tostamos bien para que no sepa a crudo.

Vamos añadiendo la leche poco a poco y sin dejar de remover. Trabajamos la masa durante 20 minutos más o menos a fuego medio-fuerte. Espolvoreamos el perejil, mezclamos bien y rectificamos el punto de sal.

Una vez tengamos la masa lista, la pasamos a una fuente y la cubrimos con film transparente para que no se forme costra.

Cuando la masa esté fría moldeamos las croquetas, las pasamos por huevo y luego por pan rallado y las freímos en aceite caliente. Las que no vayamos a comer las colocamos en una bandeja, las envolvemos en film transparente y las congelamos.

Una vez fritas las dejamos escurrir en un plato con papel absorbente para quitar el exceso de aceite.

Servir inmediatamente.

 

¡QUE APROVECHE!