Para hacer esta receta, puedes utilizar el pollo y el morcillo que sobra del puchero o caldo de pollo.

NECESITAMOS:
Carne de pollo y morcillo que nos sobre de hacer caldo y que hemos picado muy finito con las tijeras.
3 o 4 cucharadas de harina
4 cucharadas de aceiteMedia cebolla muy picadita
1 litro de leche (yo la pongo semidesnatada)
1 pastilla de caldo de pollo tipo avecrem
Sal
Huevo
Pan rallado
Aceite para freírlas

 

ELABORACIÓN:
En una sartén antiadherente ponemos a calentar el aceite y echamos a continuación la cebolla. Cuando esté transparente añadimos la harina.

Lo rehogamos y añadimos poco a poco la leche (sin dejar de remover).

Cuando hayamos puesto la mitad de la leche le ponemos la carne y removemos.

Añadimos la pastilla de Avecrem, seguimos añadiendo la leche y removiendo hasta que la masa se despegue de la sartén.

Cuando la masa esté lista la extendemos en una bandeja de cristal y la dejamos enfriar (para que no se forme una capa dura al enfriarse yo le pongo inmediatamente film transparente bien pegadito a la masa).

Luego las liamos y las pasamos por huevo y pan rallado.

Se fríen en abundante aceite caliente y se dejan escurrir en papel de cocina para que suelten el aceite sobrante.

Las pasamos a una bandeja y ¡listo!

NOTA: como salen bastantes croquetas, podemos reservar en una bandeja de poliespan unas cuantas (ya con el pan rallado) y congelarlas, envueltas en film transparente.

 

¡Que aproveche!