Esta receta me la dio mi hermana, sencilla y fácil de hacer. El pollo va sobre una cama de patatas que con la salsa con la que se hacen están casi mejor que el pollo.

NECESITAMOS:
3 cuartos de pollo (1 por persona)
1 sobre de sopa de cebolla (yo usé el de Mercadona)
1 vaso de vino oloroso2 vasos de agua
4 patatas grandecitas
Sal
Pimienta
Aceite de oliva virgen extra

 

ELABORACIÓN:
Pelamos y cortamos en rodajas las patatas. Las disponemos en una bandeja de horno.

En un bol mezclamos el vaso de vino con el sobre de sopa de cebolla. Removemos bien y regamos con esto las patatas. Añadimos 1 vaso de agua y colocamos el pollo encima.

Pincelamos el pollo con aceite, salpimentamos e introducimos en el horno precalentado a 180º durante 1 hora y 20 minutos más o menos. Le daremos la vuelta cada 20 minutos para que se haga bien por todos lados. A media cocción le añadimos otro vaso de agua aproximadamente y movemos la bandeja con movimiento de vaivén para que se mezcle la salsa bien.

Durante los últimos 20 minutos subiremos la temperatura a 220º para que quede dorado y crujiente.

 

¡Que aproveche!