Esta receta me la facilitó mi prima Marichú, y me dijo que a sus nietos les encanta, y no me extraña porque después de haberla hecho, a nosotros también nos gustó un montón. Es muy completa pues pasta por un lado y pollo por otro, la hacen muy equilibrada. Acompañada de una ensaladita, la tomamos como plato único.

NECESITAMOS:
2 pechugas de pollo (para 6 personas)2 dientes de ajo muy picaditos
5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Sal
1 kg. de Tomate frito
1 cucharadita y media de Especia Carmencita espaguetis o similar
½ kg de espaguetis
1 huevo
½ vaso de leche
Queso rallado
Mantequilla o margarina

 

ELABORACIÓN:
Troceamos el pollo y lo salamos. Ponemos el aceite a calentar en una sartén y le añadimos el ajo. Antes de que se dore incorporamos el pollo. Rehogamos unos 10 minutos.

Echamos el tomate frito. Removemos y añadimos el sazonador de espaguetis Carmencita. Reservamos.

Cocemos los espaguetis en agua hirviendo con sal y unas hojas de laurel. Lo mantenemos el tiempo que indique el fabricante, y cuando estén listos los escurrimos y los mezclamos bien con la salsa que teníamos preparada.

Volcamos en una fuente resistente al horno. Batimos un huevo al que le añadimos la leche. Mezclamos bien y lo repartimos bien por toda la fuente de los espaguetis.

Cubrimos con queso rallado y encima le ponemos unos pegotitos de mantequilla repartidos por toda la fuente.

Meter al horno precalentado a 200º, arriba y abajo, y a media altura durante 10 minutos más o menos. Si no se ha dorado el queso ponemos el gratinador unos minutos más, cuidando que no se nos queme el queso y listo…

 

¡Que aproveche!