Esta receta, no se por qué, pero la hago con la pasta de Gallo Abbracci hecha con molde de bronce. Y la verdad es que sale diferente que con pasta normal. Es un poco más cara, pero de vez en cuando se puede utilizar. Merece la pena probarla.

NECESITAMOS:
500 gr. de pasta Gallo Abbracci u otra pasta (para 4 personas)
4 cucharaditas de sal2 hojas de laurel
1 Cebolla picada
300 gr. de Setas cortadas en tiras (las envasadas del supermercado ya vienen lavadas y solo hay que cortarlas)
½ Vasito de Vino
1 Ajo gordito
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
300 gr. de Jamón york cortado en tiras o fiambre de pavo
100 gr de queso Enmental rallado
Perejil picado fino (ya sabéis, lo metemos en un vaso y cortamos con una tijera hasta que este picadito)
200 gr de Nata para cocinar

 

ELABORACIÓN:
Ponemos a hervir agua con sal y laurel como siempre. Cuando hierva añadimos la pasta y la mantenemos hirviendo el tiempo que indique el fabricante de la pasta.

Mientras tanto, en una sartén grande ponemos el aceite a calentar y añadimos la cebolla y el ajo bien picado. Rehogamos.

Añadimos las setas. Yo he puesto de setas de cardo, pero pueden ser variadas. Les damos unas vueltecitas y cocinamos unos 5 minutos. Salamos un poco. Echamos el vino y dejamos que evapore.

A continuación añadimos el jamón y removemos. Reservamos.

Cuando la pasta esté cocida, y sin refrescar, la echamos en la sartén con el resto de ingredientes. Lo removemos y ponemos la nata, cocinamos hasta que la nata esté caliente, y a continuación añadimos el perejil picado.

Por último, añadimos el queso emmental. Dejamos que se funda y emplatamos.

Si vamos a tardar en comer es mejor echar el queso justo antes de empezar a comer y dejar que se funda para servir inmediatamente.

 

¡Que aproveche!