Receta de las de antiguamente, pero bien rica.

NECESITAMOS:
4 tomates maduros rallados (para 4 personas)
1 cebolla
5 o 6 dientes de ajos
1 pimiento verde
Sal
Pimentón
500 gr de costillas de cerdo
5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 hoja de laurel
300 gr de fideos gruesos
500 ml de agua

ELABORACIÓN:
Ponemos en una olla o sartén grande el aceite a calentar a fuego medio-alto y añadimos las costillas, previamente saladas, y las hojas de laurel. Sofreímos hasta que estén doradas.

Después agregamos la cebolla picada y rehogamos un poco. A continuación añadimos el pimiento verde picado, junto con el ajo picado. Sofreímos unos minutos y añadimos el tomate rallado junto con ½ cucharadita de sal. Removemos y cocinamos durante unos 10 minutos o hasta que se consuma el agua del tomate. Añadimos una cucharadita de pimentón y removemos bien.

Ponemos el agua a calentar en un cazo.

Agregamos los fideos gruesos al sofrito y les damos unas vueltas pare que se impregnen bien.

Añadimos el agua hirviendo.

Removemos bien y tapamos la olla o sartén para que se cuezan los fideos y no pierdan mucho líquido. Probamos el punto de sal. Cocemos el tiempo marque el fabricante en el paquete y dejamos reposar 5 minutos y listos…

¡Que aproveche!