Esta receta está impresionante. Le tenéis que decir al pescadero que la merluza la queréis en los dos lomos, limpia de piel y espinas. Y lo de confitar que no asuste a nadie, que es simplemente cocer un producto lentamente (sin que hierva) cubierto totalmente de aceite de oliva. El aceite que luego nos sobra no se tira, tiene un sabor riquísimo y se usa para otras preparaciones –arroces, pasta, carnes en salsa-.

NECESITAMOS:
1 merluza grande (unos 3 kg)(para 6 pax)
Aceite de oliva virgen extra
Sal
4 patatas hermosas
1 pimiento rojo
1 cebolla gordita

ELABORACION:
Para confitar las patatas preparamos una sartén grande y onda o una tartera. Cortamos la cebolla en juliana fina, y también el pimiento. Las patatas las cortaremos en rodajas finas.

Disponemos en la sartén y por este orden: la cebolla, el pimiento, las patatas y sal. Cubrimos completamente con el aceite de oliva y lo ponemos a fuego lento y lo mantendremos a una temperatura baja (80º). Puede empezar a burbujear, lo mantendremos lentito. No es un frito. Al menos tardará en hacerse unos treinta minutos, dependerá del grosor de la patata. Cuando estén tiernas estarán listas.

Precalentaremos el horno a 200º con calor arriba y abajo.

Una vez que las patatas estén confitadas, prepararemos una fuente de horno y haremos una cama con las patatas, los pimientos y la cebolla bien escurridas. Pondremos encima los lomos de la merluza, un poco de sal un chorrito del aceite de confitar por encima.

Horneamos unos 15-20 minutos a 200º. El pescado debe hornearse a temperatura alta para que se selle y no se cueza. Lo comeremos inmediatamente.

¡Que aproveche!