Yo suelo comprar varias barras de pan en el supermercado y hago muchos paninis para congelarlos. El día que los quiero los pongo al horno a máxima potencia unos 10 minutos y tengo la cena resuelta en nada de tiempo. Están riquísimos, en casa gustan un montón.

NECESITAMOS:
1 barra de pan
100 gr de bacon
200 gr de queso en lonchas
1 rulo de queso de cabra (sobrará)
100 gr de jamón de york
1 bote de tomate frito (para esto uso el de Mercadona artesano con la etiqueta negra)
Aceite
Orégano

ELABORACIÓN:
Partimos la barra de pan por la mitad a lo ancho y de nuevo por la mitad a lo largo, y así nos quedan 4 mitades de la barra que serán nuestros cuatros paninis.

Disponemos los paninis con el lado de la miga hacia arriba y le echamos un chorrito de aceite. Untamos bien de tomate cada uno de ellos y espolvoreamos orégano por encima.

A continuación disponemos el queso cubriendo bien cada panini y encima de este el ingrediente elegido para cada uno.

Yo he hecho uno de jamón york que lo pongo troceado encima del queso. Otro de bacon (le quito el borde duro y las ternillas y lo troceo) y otros dos de queso de cabra, en rodajas no muy gruesas encima del otro queso.

Una vez tengo hecho todos los paninis los envuelvo bien con film transparente, los aplasto un poco y los meto al congelador.

Cuando quiero utilizarlos, les quito el film transparente los dispongo en una bandeja de horno y los meto a máxima potencia arriba y abajo durante unos 10-15 minutos o hasta que estén doraditos y listo…

¡QUE APROVECHE!