Esta receta es una especie de sándwich gigante, que lo podemos preparar con antelación y tenerlo en la nevera hasta el momento de montarlo y servirlo. Lo solemos tomar como cena o como primero y está rico, rico.

NECESITAMOS:
1 paquete grande de pan de molde (si lo compramos con corteza se la tenemos que cortar, y si no, lo compramos sin corteza, pero como son más pequeños necesitaremos paquete y medio)(para seis personas)
Tomate frito
4 latitas de atún
Mayonesa (casera o comprada)

ELABORACIÓN:
En un cuenco echamos las latas de atún con 4 cucharadas de mayonesa. Estrujamos bien para deshacer bien el atún y añadimos más mayonesa hasta que nos quede una pasta cremosa.

En un bol rectangular ponemos una capa de pan de molde (nos deberían entrar dos rebanadas y media o tres), y la cubrimos con tomate frito, a continuación ponemos otra capa de pan de molde y encima una de la pasta de atún con mayonesa que hemos preparado. Repetimos la operación dos veces más y ponemos otra capa de pan de molde y una última de tomate. Debemos ser generosos tanto con el tomate frito como con la crema de atún para que el pastel quede jugoso.

Cubrimos con film transparente, le ponemos la tapadera al bol y lo metemos en la nevera hasta que vayamos a utilizarlo. Yo, normalmente, lo preparo de un día para otro.

Llegado este momento, volcamos el pastel en una bandeja rectangular plana y si no tenemos lo ponemos en la misma tapadera del bol, lo cubrimos con una capa de mayonesa y decoramos al gusto, con rodajas de huevo duro, o con láminas de pepinillos o con tiras de pimiento morrón… Y listo.

¡QUE APROVECHE!