Es increíble como con cebolla, como ingrediente principal, se puede hacer esta receta y que quede tan rica. En casa gusta mucho.

NECESITAMOS:
1 masa de hojaldre
1 kg de cebollas dulces
1 brik de nata de cocinar de 200 ml
50 gr de harina (maicena mejor)
2 huevos
Sal
Nuez moscada

ELABORACIÓN:
Troceamos la cebolla en aros o medios aros finos y la echamos en una sartén con bastante aceite (sobrará). Añadimos un poco de sal. Lo ponemos a fuego medio durante unos 10 minutos, tapado y dándole una vuelta de vez en cuando. Pasado este tiempo lo ponemos al mínimo y freímos muy despacio sin que se dore.

Ponemos a precalentar el horno a 200º.

En un bol echamos la harina, añadimos la nata fría poco a poco, los huevos, un poco de sal, la nuez moscada y la pimienta (opcional). Removemos muy bien.

Escurrimos la cebolla y la echamos en el bol. Mezclamos bien.

Untamos con mantequilla un molde desmontable y ponemos encima la masa de hojaldre bien extendida por todo el molde.

Echamos la mezcla del bol encima del hojaldre, espolvoreamos queso rallado por encima y metemos al horno precalentado, a altura media y durante 30 minutos más o menos. Cuando veamos que se nos ha dorado el hojaldre y el queso retiramos, dejamos templar y listo…

¡Que aproveche!