Esta receta es sencillísima y con un resultado genial. Como se sirve frío vale igual para el verano que como plato de Navidad de lo vistoso y rico que queda.

NECESITAMOS:
1 cebolla
2 tomates maduros
¼ de gambas (yo las he usado congeladas y peladas)
¼ de merluza (la he usado congelada)
6 huevos
1 vaso de leche
Sal
Aceite oliva virgen extra

ELABORACIÓN:
Cubrimos el fondo de una sartén con aceite y la ponemos a calentar. Picamos la cebolla y la añadimos a la sartén. Troceamos o rayamos los tomates y se lo añadimos a la cebolla pochada. Salamos. Cocinamos 10 minutos.

Troceamos las gambas y desmenuzamos la merluza, cuidando de quitar todas las espinas y piel. Añadimos las dos cosas al sofrito. Removemos y mantenemos a fuego medio unos 5 minutos.
En un bol echamos los huevos y el vaso de leche. Añadimos el sofrito y batimos con la batidora. Rectificamos el punto de sal.

Engrasamos un molde rectangular y echamos en él la mezcla anterior.

Ponemos el molde dentro de otro más grande con agua (al baño maría) y lo metemos al horno precalentado a 200º, altura media y durante 50 minutos.

Dejar enfriar en el horno abierto y después meter en la nevera hasta la hora de servirlo (mínimo 2 horas).

Lo desmoldamos y decoramos con lechuga en juliana y acompañamos con mayonesa.

¡Que aproveche!