NECESITAMOS:
3 o 4 patatas de buen tamaño
Sal
Ajo en polvo
Pimienta molida
½ l. nata liquida para cocinar
Queso rallado

ELABORACIÓN:

Precalentamos el horno a potencia máxima.

Disponer en una fuente de cristal una capa de rodajas de patatas, ya peladas, de ½ cm. a 1 cm de grosor. Aderezar cada capa con sal, ajo en polvo, pimienta molida y nata liquida.

Hacer 3 o 4 capas (las que se quieran). Echarle el resto de la nata por encima y queso rallado.

Meter al horno precalentado a media altura y mitad de potencia unos 20 minutos. Pincharlas para comprobar que están tiernas. Si es así, servir. Si no, dejar unos minutos más.

¡Que aproveche!