Esta receta de carne se puede hacer de un día para otro, lo cual viene fenomenal para organizar una comida con tiempo. Nosotros lo tomamos como segundo plato y si se quiere se puede acompañar con unas patatas o unas verduritas a la plancha.

NECESITAMOS:
2 solomillos de cerdo (para 4 personas)
1 cebolla
3 o 4 ajos
2 hojas de laurel
2 o 3 clavos
½ vasito de coñac
½ vasito de vino blanco
Sal
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

ELABORACIÓN:
En una olla echamos el aceite, la cebolla picada, los ajos troceados, el laurel, los clavos y ponemos encima la carne que, previamente, hemos salpimentado. Añadimos el coñac y el vino y todo en crudo a fuego fuerte.

Le damos unas vueltas y cuando esté un poco doradito se pone a fuego lento aproximadamente una hora removiéndolo de vez en cuando. Se retira del fuego y dejamos templar.

Sacamos la carne y la troceamos.

Colamos la salsa y la ponemos con la carne en una olla.

Cuando vayamos a usar la carne la ponemos a calentar a fuego lento al menos 15 minutos. Y listo…

¡Que aproveche!