Crema fría que, para el verano, entra muy bien. Nosotros la tomamos como primer plato y también como aperitivo. La que yo hago es la tradicional, pero también la hay con queso, con manzana, con langostinos…

NECESITAMOS:
3 patatas medianas (para 4 personas)
2 puerros
1 l. de caldo de ave
50 ml. de nata de cocinar
50 gr. de mantequilla
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 cebolleta
Sal
Pimienta molida

ELABORACIÓN:
En una olla ponemos la mantequilla y el aceite a calentar a fuego lento.

Picamos los dos puerros y lo echamos en la olla. Tapamos la olla.

Cortamos la cebolleta en juliana fina o en trocitos pequeños. Pelamos, lavamos y partimos las patatas. Echamos ambos ingredientes a la olla. Añadimos un poquitín de sal para que suelte el agua la verdura. Le damos unas vueltas, tapamos la olla y seguimos a fuego lento. Lo dejamos pochar unos 15 minutos sin que se dore. Pasado este tiempo añadimos el caldo de ave y dejamos cocer otros 10-15 minutos y trituramos con la batidora.

Pasamos la crema por el chino o colador. Añadimos la nata. Removemos y rectificamos el punto de sal.

Echamos un poco de pimienta molida, removemos bien y dejamos enfriar a temperatura ambiente. Luego lo metemos en la nevera al menos 2 horas.

Sacamos la crema de la nevera y servimos espolvoreada de jamón picadito y listo…

Nota: También se puede servir en vasitos de chupito largo o parecido, con su jamoncito y todo, para tomarlo como aperitivo. Queda genial!

¡Que aproveche!